Perdóname

Perdóname.

Perdóname por mandarte callar,
por no escucharte,
por no descubrirte
Alumno difuminado
detrás de libros y apuntes.

Perdóname por no ayudarte a desarrollar tus pasiones,
por despreciar tus inquietudes,
por convertir tu aburrimiento
en déficit de atención.

Perdóname por no acompañarte,
por atarme al libro de texto,
por evaluarte igual que a los demás,
por ser el único juez de tu aprendizaje.

Perdóname por gritarte,
por decir de ti que eres un vago,
que pierdes el tiempo en clase,
por no perderlo contigo.

Perdóname.

Comentarios

  1. Poesía y perdón
    poesía y arrepentimiento
    poesía mundo interior
    palabras, sentimiento y amor a la profesión
    todo comunicación
    la poesía su belleza y calor.
    Enhorabuena Iñigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El caramelo instructivo

Resumen del Curso de verano de la UPV: La competencia digital en el marco de una educación abierta

Educando en beta estable